En estas semanas en donde se atisba, por fin, la llegada de las ansiadas vacaciones, son muchos los que se apresuran para cerrar cuanto antes los mil y un asuntos pendientes para irse con la mochila de tareas lo más liviana posible.

No nos engañemos, básicamente es la utopía de cada año. Por todos es sabido que, por mucho que queramos, el idílico momento de llegar a la playa lo interrumpe siempre el maldito campanilleo del móvil avisando de que la mochila ha vuelto a llenarse.

Pero, lejos de ser agoreros y querer agobiar antes de tiempo a nuestros pacientes lectores, hemos querido abordar en nuestro blog de hoy un tema que, poco a poco, empieza a coger una relevancia notable. Y es que, como ya hemos comentado alguna vez, tanto en verano como en Navidades se producen las temidas sobremesas en donde muchos “cuñaos” aparecen en escena para hablar con un sorprenderte aplomo de cualquier tema que salta a la palestra.

Como el sector inmobiliario es uno de los que siempre sale, hemos querido adelantarnos y, en previsión, al menos dar unas cuantas pinceladas sobre cuál es la situación actual y qué perspectivas se manejan de cara a medio y largo plazo.

¿Subida de precios en las materias primas?

La remontada que empiezan a experimentar las economías mundiales está provocando fuertes oscilaciones en los precios de las materias primas que, como suele pasar cuando éstos movimientos son tan repentinos, están empezando a provocar cierto nerviosismo en el sector.

Según los últimos informes publicados, los precios del acero, la madera y el aluminio han subido más de un 18% en lo que va de año, siendo el de los tubos de cobre el que ha roto todas las estadísticas al situarse con alzas del 61% en términos anuales.

Desde una perspectiva más global podemos decir que, de media, el incremento del índice de costes de construcción en el ámbito residencial es del 7%, si bien parece que, de momento, dicha subida aún no se ha trasladado a la mano de obra, la principal partida que en los últimos años ha hecho incrementar de manera considerable los costes de construcción en su conjunto.

Es cierto que nuestra economía no es la de EE.UU., pero si echamos un vistazo a lo que ha venido pasando en los últimos meses allí, puede que nos sirva de antesala a lo que podría suceder aquí en el medio plazo.

Según un informe de la Asociación Nacional de Constructores de la Vivienda de EE.UU., los costes de construcción han aumentado más de un 26% interanual, en especial por la fuerte subida experimentada por los precios de la madera, lo que ha hecho que los precios medios de las viviendas de nueva construcción hayan subido en torno al 15% interanual, situándose en máximos de los últimos 15 años.

Como decimos, si bien es cierto que en España el ciclo inmobiliario se encuentra en un punto totalmente distinto al norteamericano, no es menos cierto que estamos en un momento clave en el que muchos intentan sacar su particular bola de cristal para resolver el gran enigma: ¿estos repuntes se han producido de forma coyuntural o realmente es el principio de una escalada imparable de precios con las correspondientes consecuencias que conllevaría?

Aunque de momento no hay una opinión mayoritaria sobre si la balanza se decanta de forma clara hacia un lado u otro, lo cierto es que son cada vez más los informes que apuntan a que, efectivamente, estamos más en el segundo escenario que en el primero. ¿Porqué? Dos argumentos que dan mucho que pensar:

  • En primer lugar por la tendencia alcista que, a día de hoy están marcando el precio de los contratos de futuro en los principales mercados cotizados de materias primas.
  • Y en segundo lugar por el fortísimo aumento que han experimentado en el último año el coste del transporte marítimo de contenedores. En este sentido, cabe destacar dos referencias claves para entender dichos aumentos: por un lado, el repunte de más del 350% del WCI (el índice mundial de contenedores) a lo largo de los últimos 12 meses y, por otro, y de manera más específica el experimentado por los contenedores que llegan a Rotterdam desde China, cuya subida se ha situado en torno al 620% para el mismo período de tiempo.

Estos y muchos más son los principales retos a los que nos enfrentaremos las promotoras en un futuro próximo y que, sin ninguna duda, supondrá una selección natural para todas las que componemos el sector. Si siempre ha sido importante tener una metodología clara y definida a la hora de “lanzarse” a la aventura de una promoción, a partir de ahora pasará a ser vital viendo el poco margen de error que existe.

Así que, a tenor de este panorama, de cara a estos días de descanso que vienen la desconexión por completo se convierte casi en materia de obligado cumplimiento, ya que septiembre apunta a que vendrá con sorpresas tanto en este como en otros muchos sectores.

Todo el equipo que formamos QLT Homes os deseamos unas muy felices vacaciones.

Imagen obtenida en unsplash