El sector inmobiliario en España en 2022

Continuando con el blog anterior en el que repasábamos la evolución del sector inmobiliario en España en 2021, despedimos el año, como no podía ser de otra forma, con una visión hacia el 2022 que estrenaremos en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando parecía que el 2021 iba camino de ser un año lanzadera, con muchos sectores reactivándose y volviendo a niveles productivos cercanos a los de 2019, el paso de los días ha ido desmontando ese escenario ideal hasta convertirlo en un sinvivir.

Dicho esto, es importante destacar que esta cascada de acontecimientos que han ido apareciendo a lo largo del año no parece haber impactado igual en todos los sectores. En lo que respecta al inmobiliario, este 2021 ha vuelto a dejar claro una conclusión clara: el sector sigue con tal fortaleza que no parecen existir incertidumbres suficientes que puedan hacerlo descarrilar.

La mejora de la coyuntura económica, el exceso de liquidez, los altos niveles de ahorro y los bajos tipos de interés han sido los cuatro pilares básicos sobre los que se ha sustentado el buen ritmo experimentado por el sector en los últimos trimestres.

A este conjunto se le ha unido un quinto elemento, la temida inflación, producida por la fuerte inestabilidad geopolítica actual, ha empezado a tener su efecto en el cliente final. Las continuas noticias aparecidas en los medios de comunicación sobre la subida imparable de los precios de las materias primas y su efecto posterior en los precios finales de las viviendas, está llevando a muchos compradores a adelantar la toma de decisiones ante el temor de perder la oportunidad, lo que, en parte, ayuda a explicar el fuerte repunte que están experimentando las ventas de vivienda en los últimos meses.

¿Qué pasará en 2022?

La mayoría de expertos apuntan a que el sector inmobiliario continúa teniendo margen de crecimiento dentro de un ciclo que, a pesar de las turbulencias de los últimos meses, sigue siendo alcista.

Los últimos datos publicados ratifican esta tendencia tan sólida, con una demanda que sigue sin mostrar signos de flaqueza. Según un informe del Banco de Españala compraventa de viviendas experimentaron un repunte en los ocho primeros meses de 2021 de casi el 14% respecto al mismo período de 2019. No sólo eso, sino que, además, el valor de las nuevas concesiones de hipotecas se ha situado en niveles que no se veían desde hace más de una década.

Los informes más recientes apuntan a que en 2022 los precios de la vivienda podrían subir en torno a un 2% (vs 4% previsto para el conjunto de 2021), en gran parte gracias a ese acelerón de final de año por los efectos antes mencionados.

Dicho esto, es importante apuntar que, en mercados de alta demanda como son Madrid, Barcelona, Islas Baleares, Valencia, Alicante y Málaga, se podrían producir incrementos de entre el 5% y el 10%, sobre todo en vivienda de obra nueva.

Por último, y en lo que respecta a lo que será la foto definitiva de 2021, las estimaciones apuntan a que el número de transacciones podría rondar las 600.000 viviendas vendidas, una cifra que, de cumplirse, le situaría como el mejor año de la última década y en línea con la de 2008, con una gran diferencia, y es que en 2008 los visados de obra rondaban los 600.000 mientras que ahora apenas llegan a los 100.000.

Esta escasez de oferta en la obra nueva, con el correspondiente incremento de precios que conlleva un desajuste así entre oferta y demanda, hará que mucho potencial comprador se dirija al mercado de vivienda usada, lo que, a su vez, podría provocar una subida de precios también en las de esta tipología.

En resumen, todo apunta a que la tendencia alcista seguirá imparable a lo largo de 2022. El posible endurecimiento de las políticas monetarias que se plantean los bancos centrales no parece que vayan a ser una amenaza suficiente para frenar la inercia. La falta de alternativas de inversión y el exceso de liquidez seguirán actuando como vientos de cola para un sector que apunta a que seguirá volando alto en este nuevo ejercicio que comienza.

Sea lo que sea, aquí lo contaremos. De momento, toca despedir el año no sin antes agradecer a todos nuestros lectores su amable fidelidad y desearles una muy Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo.